LA PESTE O EL CÓLERA

O cómo se sienten los franceses cada cinco años en la segunda vuelta.

La expresión "la peste ou le cholera" es muy utilizada en este país para describir la sensación de tener que elegir entre dos malas opciones. 

El día de la primera vuelta se me ocurrió hacer una reunión con otros amigos para ver los resultados y David quiso enseñarles a hacer tortillas, nada atrae más gente a nuestra casa que la esperanza de comer platillos mexicanos. Recibimos la noticia con bastante malestar, aunque no llegué a la tristeza de cuando ganó el PRI en México. La noche del domingo veintitrés de abril las compañías encargadas de hacer los sondeos de la campaña presidencial tenía mucho que festejar: pasaron los dos candidatos que siempre calcularon en los dos primeros lugares. Tenemos una final con ciertos paralelismos a la elección de noviembre en Estados Unidos, una candidata que se dice antisistema pero es de una familia adinerada, abiertamente xenófoba y su contrincante es un candidato que traza una continuidad en el gobierno, favorito de los medios y el establishment.  Como en EUA hay también muchísimos electores enojados / fúricos / ultra decepcionados porque no pasó su candidato favorito (los Fillonistas y Mélenchonistas, también conocidos como los insumisos). Como en la elección americana es una guerra entre los centros urbanos y la provincia

Hace unas semanas creí que esta elección serviría para predecir lo que podría pasar en otras como la que tendrá lugar en México en 2018 (aunque aún lo creo en cierta forma), resulta que me siento en 2006/2012. Verán, al final decidimos votar por Mélenchon (no puedo votar aún pero le pedí a mi esposo que compartiéramos ese derecho civil suyo y lo volviéramos de ambos, porque compruebo con amargura que se siente horrible no poder expresarte en una urna). En este país los resultados se saben relativamente rápido y es difícil que varíen después del primer anuncio, así que a las ocho de la noche ya se sabía quienes eran los finalistas. De inmediato varios candidatos llamaron a hacer un frente común y votar CONTRA Le Pen vía darle el voto a Macron. A las diez de la noche Mélenchon empezó a hacer un AMLO 2006, salió a decir que esperaría más tiempo para hacer declaraciones. Yo tenía ganas de gritarle a la tele "¡no lo hagas! no te lo perdonarán nunca, más de diez años después seguirán criticando tu reacción, te dirán mal perdedor, enojón, incontrolable!". Pero creo que él como sus votantes (cof, yo, cof) se dejaron llevar demasiado por el repunte de las últimas semanas y creyeron que el milagro pasaría. 

Y por eso menos entiendo el 19% de Fillon. Toda la gente que votó por él se enteró de los escándalos de corrupción y y aún así lo apoyaron. Otra muestra de que los medios ya no pesan tanto como antes. Un tipo de derecha y acomodado, un político de carrera que siempre se ha beneficiado del sistema, obtuvo votos de la gente que no quiere perder su status. Quedó en tercer lugar. Estoy más enojada con estos que con los seguidores de Macron. Los votantes de En Marche creo que tienen mejores intenciones, al menos puedo considerarlos engañados o  que ejercieron voto útil.

Al día siguiente todos en la oficina estaban con tremendas caras. Cuando alguien habló de la elección de inmediato varios expresaron que no votarían. Ese mismo día en twitter el hashtag #SansMoiLe7Mai (sin mí el siete de mayo -el día de la segunda vuelta-) fue trending topic durante casi toda la semana. Al menos una tercera parte de los insumisos decían que se abstendrían o votarían en blanco. Melénchon tardó días para llamar a votar contra Marine, y de hecho lo hizo sin decir "votar por Macron". Respeto que diga que sus electores son libres y no una borregada a quien debe decirle por quien votar en la segunda vuelta, pero su comportamiento (y el de sus seguidores) será duramente criticado por años: así sea el candidato de En Marche quien gane, si no lo hace por un amplio margen los van a  culpar a ellos, aunque no son los únicos que no quieren votar por Macron.  Este abstencionismo es uno de los motivo por lo que estoy un tanto pesimista respecto al resultado del próximo domingo. En 2002 cuando Jean - Marie Le Pen pasó sorpresivamente a la segunda vuelta, la gente salió esa misma noche a las calles a protestar, enojados, decepcionados, incrédulos. Durante las dos semanas que preceden a la segunda vuelta se organizaron muchas manifestaciones y los jóvenes se organizaron formando grupos Anti Le Pen. Quince años después... no existe ni de cerca esa misma indignación. La desdemonización del Frente Nacional está casi consumada, al francés promedio ya se le hace normal que estén en la segunda vuelta, dicen que un partido antisemita, racista y de raíces neonazis es equivalente al movimiento mediático y neoliberal de un banquero. Sí, para ellos es la peste y el cólera... pero en realidad lo segundo es una tifoidea fuerte.

A Marine Le Pen todo parecía salirle bien hasta el miércoles pasado. Le copió varios punchlines a Trump, se autodenominó la candidata del pueblo, le habló a toda esa Francia en el campo olvidada por los políticos en las ciudades, quería ganarse a los electores de Mélenchon diciendo que Macron quiere una Francia sumisa. En cambio Emmanuel se descuidó mucho. La noche de la primera vuelta se fue a celebrar con su equipo de campaña y otras personalidades en un gesto duramente criticado hasta por los medios que lo consienten. En lugar de lamentar que un partido de extrema haya logrado pasar a la final, él festejó como si ya tuviera la presidencia en la bolsa. Sus enemigos le dicen arrogante y él no parecía hacer otra cosa que dar ejemplo de ello. 

Mi esperanza está en la capacidad de los franceses para votar por alguien que no aprueban con tal de detener un mal que consideran peor. Esa solidaridad de grupo que tanto les envidio. Afortunadamente Marine Le Pen cometió el error táctico más grande de su vida política este miércoles, el debate entre ella y Macron fue un espectáculo vergonzoso para toda Francia. La estrategia de Marine era desvalancear a Macron, forzarlo a hablar de lo que ella quería, sacarlo de quicio. A ratos parecía lograrlo pero el tipo supo hacer frente a los ataques y no cayó en el hartazgo o insultos. Fue ella quien terminó ridiculizada. Muchos abstencionistas recordaron quien es y decidieron votar. 

 

En unas horas sabremos si Francia copia a Estados unidos u opta por una enfermedad menos grave. 

LA ELECCIÓN FRANCESA PARA DUMMIES

O bueno, "pour les nuls" <--- sí, la traducción literal en francés es 'para los nulos'

¿Porqué hay que entrarle al chisme de esta elección presidencial a ocho mil kilómetros del territorio mexicano? Hay varias razones:

- México busca estrechar lazos comerciales con otras regiones del mundo para no depender tanto de EUA. Normal ahora que está la Trumplandia. De hecho la Unión Europea está en la mira de nuevos tratados, por ejemplo el año pasado entró en vigor una visa para que los jóvenes de Francia y México puedan tener permisos de trabajo por un año con la "Visa Vacances - Travail" (vacaciones-trabajo). Antes este tipo de acuerdos sólo se tenían en América Latina con Argentina. Canadá y Australia son otros países con los que Francia sostiene este tipo de visado. 

- Estas elecciones decidirán el rumbo de la Unión Europea, si continúa o se desintegra y tal vez no sólo eso, moverán el tapete internacional. Podrían ser el empujón necesario para traer de vuelta al populismo de derecha. Y esto se debe a que Francia tiene una posición geográfica y económica importantísima en lo que aún es la Unión Europea. De hecho, es más influyente que países como España, Italia y hasta Alemania (por ser un país "cruce de caminos", tiene costas en el mediterráneo y el atlántico, una lengua latina pero raíces celtas y nórdicas, es un crisol de culturas europeas). A lo largo de su historia Francia ha dado el ejemplo e influenciado muchos movimientos sociales como la ilustración, la revolución francesa, Liberté - Égalité - Fraternité, Mayo del '68. Si el mundo fuera un salón de clases, Francia es ese alumno un poco creído, intelectual, pero que atrae y es popular. Ese que medio odias pero que quieres ser como él. 

- El ejército francés es la tercera potencia nuclear (es nuclear Jacobo, nucleaaaaar) mundial. TERCERA. Después de Rusia y Estados Unidos, delante de China. ¿Se imaginan una alianza EUA-Rusia-Francia con los presidentes en turno? la ola creciente de fascismo que parece apoderarse del mundo "desarrollado" está para preocuparse, serían ya demasiados xenófobos y racistas descerebrados controlando mucho armamento nuclear.

Creo que se entiende mi punto. 

La presidencia se decide en dos rondas, en la primera participan todos los candidatos a la elección siendo una suerte de semifinal. En la segunda sólo se enfrentan los dos candidatos finalistas. Entre las cosas que deberíamos copiarle a Francia está este sistema, pues asegura quien gana por mayoría una elección sin dejar ninguna duda, los partidos creados para ejercer el efecto divide y vencerás ya no tendrían razón de ser cuando sólo puedes elegir entre dos opciones. Otro aspecto que me tiene maravillada es que no estamos nadando en propaganda electoral, ni mareados con spots en radio, tele e internet. El presupuesto para las campañas no es tan abultado como en México y los candidatos hacen uso más moderado del mismo, de hecho abusar de él es muy mal visto por la población. Los carteles oficiales de todos los candidatos deben ser del mismo tamaño, no pueden tener los tres colores de la bandera mezclados (acá la propaganda del PRI ya valió madres) y están hechos con papel reciclado.

 

Les presento ahora a a los contendientes a la presidencia de Francia, empecemos por la más obvia y seguida por la prensa:

 

Marine Le Pen

 

Tenía pocos meses de haber llegado a Francia cuando escuché hablar de ella por primera vez, no sabía mucho del mundo político francés. Estaba comiendo con mis compañeros de maestría cuando salió el tema de las elecciones presidenciales, era febrero de 2012. Les pedí que me describieran a los candidatos, no gastaron mucho tiempo en Marine "no vale la pena que hablemos de esa... verás, es como la hija de Hitler, con eso te digo todo. No va a pasar a la segunda vuela, es una racista". Efectivamente no fue finalista, pero llegó al tercer lugar con casi de 20% de los votos, colocando al Front National, su partido de extrema derecha, como tercera fuerza política de Francia. 

Je ne suis pas racista / Yo no soy racista

Je ne suis pas racista / Yo no soy racista

Marine en efecto es hija de un xenófobo antisemita que fundó un partido, pero su padre no se llama Adolf sino Jean-Marie. 

Pequeño breviario cultural (o brutal) sobre la familia LE PEN

Jean Marie Le Pen no nació rico. Sus orígenes humildes no corresponden a la fortuna que posee hoy, la cual no es fruto de arduo trabajo o inversiones exitosas. Su dinero y mansión fueron la herencia que le dejó un amigo rico sin descendencia. WTF, al menos a Trump le heredó su papá. A principios de los setentas fundó el Partido Front National junto a un grupo de, lo que podría bien denominarse, neonazis. A través de los años este partido ha ganado popularidad gracias al odio, primero hacia los judíos: Jean-Marie ha dicho cosas como que el holocausto es un detalle de la historia, que la ocupación alemana no fue tan inhumana; en años recientes han empleado ese mismo odio contra los musulmanes y negros. El señor ha declarado que el ébola resolvería el problema de la migración africana (WHAT??!!) y los ejemplos sooooobran. Varias veces se ha encontrado delante de la justicia con demandas de miles de euros por las declaraciones que hace, por banalizar el exterminio judío o hacer apología del terrorismo, incitar al odio racial hacia árabes, musulmanes y negros. Pero ha librado la cárcel (al igual que su hija) aludiendo a la libertad de expresión o a que sólo estaban bromeando. 

Los padres de Marine se divorciaron en los ochenta en medio de un escandalazo cuando su madre, Pierrette Lalane, huyó de casa con su amante... quien era un escritor encargado de elaborar la biografía de Le Pen (¡Como en House of cards!). Jean Marie no es tan open mind como Frank Underwood y le dedicó a su ex la frase "si un día necesitas dinero, ve a trabajar de sirvienta". La venganza de Pierrette fue aparecer en Playboy, ataviada justamente como una (esto no es slutshaming, mero chisme morbosón nomás). Las tres hijas del matrimonio rompieron toda relación con su madre, pero hace unos años volvieron a hablarse y Pierrette hasta fue candidata a diputada por el FN.

Así es, El Front National es un negocio familiar. La dirigencia del FN pasó de padre a hija; yernos, nietos, amigos, todos han trabajado, sido candidatos u ocupado puestos públicos gracias al Front National. Por ejemplo Marion Maréchal-Le Pen, nieta de Jean-Marie y sobrina de Marine, fue nombrada diputada con tan sólo veintidós años, convirtiéndose en la persona más joven jamás electa para un cargo público en Francia. Como el Partido Verde de México. Sólo que más que clasista y más peligroso. 

Marine Le Pen: "Los franceses promedio que somos nosotros"
Es cierto que la vida no es fácil para todo el mundo.

Volviendo al tema de nuestra flamante y rubia candidata, Marine sólo se ha casado con hombres que militan/trabajan en el negocio familiar, obviamente. Pero el lucro no se acaba con parejas y familia. La candidata está acusada de usar dinero público para pagar los salarios de gente que trabaja para ella (su guardaespaldas personal), haciéndolos pasar como sus asistentes parlamentarios en su labor como diputada del FN ante la Unión Europea. Por lo general el trabajo de asistente parlamentario exige cierto tipo de formación y comprensión de las leyes europeas, también disponibilidad de tiempo (atención porque esto es importante en el perfil del siguiente candidato). Entonces no está claro cómo el trabajo de guardaespaldas personal puede compaginarse al de asistente parlamentario. Y hay otros casos similares a esta práctica, con directores de campaña y asistentes personales pagados con dinero del parlamento europeo. 

Después de los resultados de 2012, le estrategia del FN fue "desdiabolizarse", hija y padre se "pelearon", el dirigente fue nombrado vitalicio... y puesto a uno lado. Intentan en lo más posible sonar menos agresivos, en la propaganda electoral de Marine no vemos el logo del partido ni su nombre, ha insistido hasta el cansancio que es una madre, una abuela, alguien que protege a los suyos.

Su campaña electoral no se limitó a Francia,  fue captada con otros miembros del FN en Nueva York, nada menos que en la torre de Trump. Otra de sus visitas fue a Moscú, donde tuvo una reunión con Putin. Algo que no sorprende mucho si sabemos que el FN es el único partido que no condenó la anexión de Crimea por parte de Rusia. 

Tanto en 2012 como este año, el eje principal de sus propuestas es la xenofobia y el desprecio a la Unión Europea, es una de las candidatas pro #Frexit (sí, hay más) y el FN el partido que siempre ha sido euroescéptico. En su último mitin en París, pronunció la palabra "immigrant" una vez por minuto, más de cincuenta veces. Ella plantea detener completamente la migración LEGAL, imagínense lo que piensa de los sin papeles y los refugiados. A pesar de que casi 300,000 franceses por año migran a otros países y que sin esos extranjeros que entran de forma legal la población del país decrecería. Quiere crear OTRO impuesto para las empresas que contraten a un extranjero, eliminar la nacionalidad por nacimiento, y un largo etcétera. Francia y los franceses first (pero sólo si son blancos). Es la versión europea de Donald Trump. 

Su programa ya ha sido calificado por veinticinco premios nobel en economía como peligroso e inviable, es decir que fuera del discurso xenófobo y antieuropeo no hay mucho más. 

Odia porque aparte de robar, es lo único que sabe hacer.

Durante el segundo debate con los once candidatos presidenciales hubo uno que le reclamó de manera magistral que no acude a los llamados de la policía para aclarar la polémica de sus empleados personales pagados por el parlamento, pero ella alude a la inmunidad (fuero) que tiene como legisladora para no presentarse a la justicia. 

El atentado en los Campos Elíseos ocurrió mientras todos los candidatos participaban en un programa de televisión, cada uno tenía quince minutos para convencer al electorado. Y después ya todos juntos podían hablar otros dos minutos y medio para dar conclusiones o debatir entre ellos. Ella, como era de esperarse, apeló a la religión y origen del asesino para reforzar el cierre total de fronteras. Este evento era lo que todos temíamos: algo benéfico para el FN, se aprovecha del miedo y la incertidumbre de la población para dividirla y ganar votos. Lo peor del caso es que su programa sólo sirve para empeorar la vida de los franceses de origen extranjero y consecuencia obvia de ello será más radicalización, más reclutamiento para DAESH y más terror para quienes dice querer proteger. 

 

François Fillon

El slogan original "Una voluntad para Francia", sin las letras rayadas dice "un robo para Francia". Muuuy pertinente. 

El slogan original "Una voluntad para Francia", sin las letras rayadas dice "un robo para Francia". Muuuy pertinente. 

 

Con la derecha en alza a nivel internacional, hace unos meses nadie dudaba de una presidencia proveniente de ese bando. Cuando 'Les Républicains' ( LR antes UMP, el partido de Sarkozy y fundado entre otros por el expresidente Jaques Chirac) eligieron candidato se pensaba que podría fácilmente ganarle a Marine Le Pen, pero un escándalo está poniéndole la victoria muuuuy difícil a François Fillon (quien justamente fue primer ministro de Nicolas Sarkozy). Medidas severas como más horas de trabajo por semana para todos los funcionarios públicos y despedir a otros 500,000 son sus soluciones para que sea 'el pueblo' quien se apriete el cinturón para pagar la deuda y salir de la crisis, porque una de sus propuestas es quitar el impuesto al patrimonio, los ricos más ricos pues. No es que el francés promedio estuviera entusiasmado con su programa, pero era eso o Le Pen y muchos se decían dispuestos a votar por él. Pero en enero, el periódico Le Canard Enchainé publicó en portada una investigación donde aseguran que la esposa del señor Fillon, Penelope, trabajó para él medio tiempo durante años, sin realmente hacer mucho y pagada por el erario ¿suena conocido?, al igual que Marine Le Pen, François Fillon contrató a su esposa como asistente parlamentaria. 

El PenelopeGate y una serie de eventos desafortunados para los 'fachos'

Esto sólo sería un problema de nepotismo, si estuviéramos hablando de un gasto que corriera por su cuenta y en una empresa propia, pero acá se trata de dinero público y ahí la cosa cambia. El problema de su caso es que no es fácil comprobar si realmente trabajó o sólo cobró por no hacer nada. Lo que siguió al periodicazo fue un circo, al grado que me sentí en México. Fillon primero lo negó todo pero luego aseguró que su esposa sí trabajó: tomaba notas y llevaba su agenda (¡no me ayudes, compradre!), ella aceptó todo esto también, pero luego apareció una entrevista de 2006 donde declara textualmente que nunca ha trabajado para su esposo; Fillon asumiéndose víctima de un asesinato político y denostando a la prensa #FakeNews!, reporteros de algunos medios siendo agredidos mientras transmiten desde sus mítines, seguidores republicanos en la más absoluta de las cegueras y negación, medios malos que ensucian el buen nombre de un político honesto, "No hice nada ilegal" "es una práctica común" y sí, de hecho un alto porcentaje de parlamentarios contratan a familiares o gente cercana como asistentes, es legal, el problema con Penelope es que NO HAY PRUEBAS. Después salió a la luz que sus hijos también trabajaron para él, antes de recibirse y obvio con salarios envidiables hasta para abogados con experiencia y a tiempo completo, "pero es algo que todos hacen y no es ilegal", frases que dijo AD INFINITUM. El 24 de marzo llama a una manifestación en Trocadero donde su partido afirma que hubo 200.000 asistentes, cuando en ella sólo caben 70,000, una polémica casi idéntica que aquella de la investidura de Trump #AlternativeFacts. "Ya no voy a hablar del tema", el 'si no lo veo no existe' de los políticos corruptos. Fue de los que puso peros para ir a debates, el que dejó plantados a muchos medios porque EL REY NO VA A HABLAR MÁS DEL TEMA, DEJEN DE ATACARLE MEDIOS MENTIROSOS. Al día de hoy la mata sigue dando: una nueva investigación del Canard Enchainé demuestra que Penelope trabajó para Fillon con sueldo del erario no desde 1986 sino desde 1980, aún antes de casarse. Al menos parece que ese es amor del bueno. En fin. Me cuesta trabajo creer que aún hay franceses que votarán por él. A cada señalamiento el tipo recurre al mismo tipo de defensa: linchamiento mediático, complo'. Que conste que estoy hablando de un político de DERECHA. La relación de Fillon y su fanaticada con los medios de comunicación es casi la misma que la de Donald Trump o hasta peor. Los periodistas han sido sacados de mitines, insultados, golpeados y hasta escupidos.

 

También se descubrió posee varios trajes cuyo precio ronda los trece mil euros. Ah, pero luego aclaró que fueron regalo de un amigo. En un programa de televisión una escritora le reclamó cómo podía seguir siendo candidato después de tanta muestra de poca honorabilidad, en su discurso dio como ejemplo el brazalete que llevaba puesto, fue el regalo de otro escritor que después le pidió que criticara favorablemente su última novela, "aceptar estos regalos es aceptar hacer otros favores" y alguien que aspira a ser presidente no puede comportarse así.

Pero François es altanero y soberbio. Le respondió "bueno, yo regresé los trajes, ¿Por qué no regresaste el brazalete?". #RendsL'Argent (#RegresaElDinero) fue la respuesta surgida en internet para exigirle que si regresó los trajes, pues regrese el dinero de los sueldos de su esposa e hijos, cifra que rebasa el millón de euros. Los franceses protestaron de manera muy inteligente cuando realizó campaña, en una empresa los empleados pusieron #RendsL'argent como fondo de pantalla  y en las televisiones del lugar durante su visita:

 

 Y este fin de semana alquien hackeó los avisos luminosos de París:

François Fillon entrega el dinero / Marine Le Pen entrega la inmunidad / Ciudadano vuélvete útil, ¡vota!

François Fillon entrega el dinero / Marine Le Pen entrega la inmunidad / Ciudadano vuélvete útil, ¡vota!

 

Y siguió la mata dando, hace poco dijo en una entrevista que no logra ahorrar nada de su salario. Alguien que gana la nada despreciable cantidad de trece mil euros. No logra ahorrar #LadyNoMeAlcanza ¿Cómo diablos quiere sanear la economía de un país si siquiera puede llevar sus finanzas personales? Está bien, gástate toda tu lana pero no seas tan pendejo como para hacer ese tipo de declaraciones. Quieres dirigir un país y crecer su economía, no se me ocurre peor forma de demostrar que manejar el dinero no es asunto tuyo. 

 

Emmanuel Macron

 

Más que un candidato parece un producto. Se diseñó pensando en el tarjet: un pueblo cansado de los dos partidos de siempre, decepcionado de ambos bandos. Qué mejor que coquetearle a esos dos mundos diciendo que no eres ni uno ni otro sino los dos, pero también algo nuevo. En diciembre anunció que formaba un partido político "En Marche !" (¡En Marcha!) y se autodenominaba candidato presidencial. EM, siglas también de su nombre. Joven, guapo (eso dicen), con trayectoria académica magnánima (eso dicen), carismático. Y sí, escuché mujeres que decían que ante la falta de candidato convincente mejor votaban por él por GUAPO (esto me recordó algo). 

A mí parecer más que ganar seguidores por quien es o su programa, EM lo hace al recuperar a los de derecha enojados con Fillon, los de izquierda con Hollande y los indecisos que no quieren pensar mucho. En el Partido Socialista, por ejemplo, el ardido de Manuel Valls le dio su apoyo yendo en contra de su palabra, cuando aseguró que apoyaría a Hamon si este ganaba la elección del partido. En sus filas, pues, están no sólo los decepcionados, también todos los traidores del PS y LR. Es el candidato favorito de los medios de comunicación, el que más portadas tuvo.

Macron-et-ses-unes-final.png

 

A lo que me recuerda poquitito es a Enrique Peña, pero siento que lo insulto un poco - BASTANTE. Se presenta como algo nuevo pero él y muchos de sus cuates y apoyos provienen del gobierno de Hollande, él mismo fue ministro de finanzas, y Francia sólo creció 0,5% durante este gobierno. El nuevo/viejo PRI. 

Chisme de revista de sociales

Su historia de amor. La pareja que forman él y su esposa es la canción de The Police Don't stand so close to me llevada a la vida real. Está casado desde hace nueve años con su profesora de Teatro de la preparatoria, quien es veinticuatro años mayor que él.

 

En algún punto de esta campaña, se cuestionó de manera sucia y mañosa la veracidad de esta dupla, asegurando que él es homosexual sin asumirlo (y si lo fuera ¿¡Qué!?) y su verdadera pareja es uno de los grandes dueños de medios de comunicación francés, que su esposa Brigitte es sólo una pantalla. Yo creo que hubiera sido más sencillo inventarle un amorío con alguien que fuera menos dispar y apegado a normatividad, alguna actriz, cof, o modelo que matchara más con su imagen de joven suertudo/rico/guapo. Y bueno, para pantalla, una historia que se tejió desde hace veinte años, pues mis respetos para tal talento de predicción. Con todo y estas críticas o aseveraciones, a mí su historia de amor me gusta, creo que es romantiquísima. A ver, este güey y su maestra deben sentir algo muy cabrón para ir contra todo y casarse más de diez años después de su flechazo en pleno salón de clases. Porque los dichos "el amor no tiene edad y "lo que importa es el interior" no deberían funcionar únicamente para parejas donde el hombre es mucho mayor y la esposa joven y guapa. 

Volviendo a su perfil, es un tecnócrata. Trabajó para Rothschild, se volvió millonario gracias a las comisiones que obtuvo después de consejos y maniobras financieras. Es un banquero cuyo programa económico es liberal. Ha rayado en la contradicción con tal de agradar al mayor número de votantes. Quiere recortar el presupuesto de la seguridad social, reducir el poder de los sindicatos. Propone lo que muchos denominan como la uberisación del empleo. Su plan fiscal beneficia mayormente a empresas y transnacionales, los CEOs de Francia dividen su voto entre él y Fillon, el esposo de Salmita es uno de ellos. Pero Macron es el favorito de la élite. Es la Hillary Clinton francés. El candidato del establishment versión Stacy Malibú con sombrero nuevo. Su punto positivo: es pro Unión Europea. 

Si pasa a la segunda ronda, sería un mal menor, pero tengo serias dudas de que pudiera ganarle a Le Pen dada su falta de experiencia política y que aún no se sabe si su alto porcentaje en los sondeos no es sólo una burbuja mediática que explotará en las urnas si mucha gente decide votar por Le Pen pero decía Macron en las encuestas por vergüenza de admitir públicamente que votarían por el FN. Por lo menos en París no veo grandes muestras de apoyo popular, no siento que Macron levante las pasiones que las revistas dicen que logra. 

Otra cosa que me pareció un poquito de mal gusto es que fue el primer candidato en sacar provecho del atentado del jueves, en directo y en televisión nacional, él utilizó los famosos quince minutos para hablar de un tema que no había tocado mucho, la seguridad nacional.  

 

Benoît Hamon

 

Para hablar de él hay que empezar por contar la triste historia del presidente en turno François Hollande, y su partido el PS (Partido Socialista). Su gobierno ha tenido muchísimos descalabros además de tropezones personales (otro chisme): ponerle el cuerno a su pareja y que saliera en portadas de revista cuando dejaba el Eliseo sin la seguridad propia de alguien de su cargo, la venganza de ella publicando un libro donde lo retrata como alguien clasista y contrario a las ideas de su partido, por decir lo menos). A eso hay que agregarle escándalos de corrupción de sus allegados y un taza de desempleo del 10% que nunca pudo disminuir. Dicen que es el presidente más impopular de los últimos años, aunque yo creo que la historia le hará justicia y ese será el lugar de Sarko. Bueno, pues estando la situación como estaba, ni en sueños podría reelegirse. En diciembre anunció finalmente que no lo haría, dejando el asiento de candidato del Partido Socialista libre para quien ganara las elecciones internas del partido. Todos, cof, pensamos que ese sería Manuel Valls, el primer ministro y protegido de Hollande. Pero hasta los simpatizantes del PS ejercieron voto de castigo para su gobierno: eligieron a Benoît Hamon (se pronuncia Bénoi Amón).

Personalmente, el programa de gobierno que más me gusta. Tiene por consejero en economía nada menos que a Thomas Piketty, el economista estrella del momento. 

Y eso se refleja en su programa económico, más organizado, detallado y cuantificado pero que por desgracia es difícil de explicar. Propone un salario 'universal' degresivo y variable para todos los que ganen menos menos de 2300 euros al mes, que permitiría por ejemplo a muchos estudiantes que trabajan medio tiempo tener mejor calidad de vida. Las reformas que tocan lo relativo a la Unión Europea no son muy drásticas, su gobierno sería un poco más de izquierda (o uno verdadero) que el de Hollande.  En lo social, pfff, uno de sus discursos casi me hizo llorar. Defiende una Francia diversa y quiere recibir refugiados. 

Lo triste es que no es popular. El insuficiente o poco apoyo que ha recibido hasta en su partido es una de las razones. La gente del PS que aún lo apoya es la mejorcita, sobre todo mujeres, como la jueza que promulgó la ley para los matrimonios gay, la ministra de Educación y la alcaldesa de París. Los medios están más ocupados con los escándalos de Fillon, el horror que causa Marine y lo guapo y joven que es Macron. Es el tipo con el historial más limpio, el programa más social pero que no espanta tanto a empresarios e inversionistas y el mejor plan económico. Y sin embargo va a perder. El candidato perfecto en el momento incorrecto. Hamon es el doble traicionado, primero por sus hermanos de partido que aseguraron que lo apoyarían y luego por quienes votarían por él pero los sondeos los empujan a usar el famoso voto útil con tal de tener un candidato progresista de izquierda en la F-I-N-A-L. Y ese es:

 

Jean-Luc Mélenchon

 

Al grano, es el AMLO/ Bernie Sanders francés (pero mejor estratega, mejor orador y más abusado, lo que es... ACTUALIZACIÓN: y sin cola de colaboradores corruptos que le pisen). Esta no es su tercera sino su segunda elección presidencial. En 2008 se separó del PRD, que diga, del Partido Socialista y fundó su propio movimiento político, cuyo nombre hace referencia a una mujer también: La France Insoumise (Francia Insumisa, ájá como Morena). De hecho cuando Andrés Manuel vino a París se reunió con él. Habla perfecto español y no le gusta que lo forcen a contestar en inglés: 

Mélenchon ha ganando popularidad a fuerza de discursos largos pero efectivos, punchlines, poemas, memes… y al rediseño visual de su campaña. De tener sólo 8% de intenciones de voto en enero, ha llegado a 20% gracias a que fue el ganador indiscultilble del primer debate entre los cinco candidatos "grandes", twitter y facebook se inundaron de memes presentándolo como el gran vencedor.

 

Sus nuevos seguidores vienen del PS al que notan muy debilitado y gente que genuinamente gusta de su discurso y propuesta de gobierno, la mayoría son jóvenes en sus veinte años, Melénchon logró algo que parecía muy complicado, motivar a los jóvenes hasta ahora seducidos por el nacionalismo extremo de Le Pen. Hablando de las redes sociales, es quien tiene más seguidores y presencia en todas:

presidentielle-et-reseaux-sociaux-2017-3.jpg

 

Es la izquierda que hace soñar con un mundo mejor y el fin del gobierno/élite. Pero no todo es un idilio perfecto. Aunque es su opuesto, su programa se acerca en ciertas cuestiones al de Marine Le Pen, cumpliéndose el dicho de que los extremos se juntan: En lo que concierne a la Unión Europea no queda claro si saldría de ella o no. Plantea subir los impuestos a las exportaciones. Su política económica es proteccionista, pues. 

Bueno, y como el AMLO francés que es, sólo hizo falta que empezara a repuntar en los sondeos y llegaron los ataques y comparaciones con HUGO CHAVEZ, los encabezados catastrofistas, "¡Era admirador de FIDEL!" ¡Francia será Venezuela!. Comparaciones y datos que no parecían importar cuando tenía 10% de intenciones de voto. En un programa de tele hasta le hicieron zoom a UNA bandera de Cuba en uno de sus mitines. Dicen que es mesiánico por crear su propio partido y ser la cabeza del mismo, pero yo no he escuchado los mismos adjetivos para describir a Emmanuel Macron y En Marche (¿YA LES DIJE QUE SON LAS SIGLAS DE SU PROPIO NOMBRE?). También acusan a sus seguidores de estar enajenados, los comparan a testigos de jehová pidiendo votar por él. Yo más bien veo gente entusiasta y convencida, escucho menos críticas a los seguidores de Le Pen haciendo comentarios que incitan al odio social, tal vez ya está muy visto y no levantan raiting. Sus mitines y discursos al aire libre son los más concurridos, la gente que lo sigue está más que motivada. Hamon y Piketty ya dijeron que votarían por él en la segunda ronda. Noam Chomsky le manda su apoyo, así como muchos seguidores de Berie Sanders, hasta el mismísimo José Mujica lo quiere ver ganar. Creo que esa pasión y apoyo es lo que se necesita para ganarle a Le Pen en la segunda vuelta.

Un presidente de izquierda sería el contrapeso necesario para calmar a Trump. El verdadero cambio para Francia. Pero bueno, esa es mi opinión, la verdad yo votaría por Hamon pero ante la posibilidad de una final Le Pen - Fillon o Le Pen - Macron prefiero un candidato de izquierda y quien tiene más posibilidades es Mélenchon.

 

 

Al día de hoy, una semana antes de la primera vuelta, el final se perfila de fotografía, hay cuatro candidatos con porcentajes dentro del margen de error: Le Pen, Fillon, Macron y Mélenchon. TODO PUEDE PASAR. Uno se siente un poco en medio de un reality show con este tipo de elección a la francesa cuando se habla de L-O-S F-I-N-A-L-I-S-T-A-S.  ¡Qué nervios!

 

 

Post invernal

Pasó tan rápido que no me di cuenta. Me convertí en una esposa desesperada. Aclaro: utilizo el nombre de una serie vieja para llamar la atención, no necesariamente repito lo que alguna de sus protagonistas. O quien  sabe, no puse tanta atención a la serie. 

Mi esposo viaja todas las semanas desde hace cuatro meses. No es la primera vez, en su empresa es así en algunas etapas de cada proyecto. Debería estar acostumbrada pero no puedo. En mi calidad de extranjera es aún más difícil. Mis mañanas, tardes y noches son solitarias. Mis amigas se dividen en solteras, aparejadas, con vidas complicadas. No puedo verles tan seguido como quisiera. En #SoyExtranjeroLandia muchas regresamos al terruño durante un mes y no en las mismas épocas, así que cuando quisieras ver a una amiga, resulta que esta en su madre patria.  Y acá la vida de oficina (o de "godín" ¬¬ ) no se compara a la de México. Todos somos unos extraños y NO, absolutamente NO, nos hablamos una vez terminada la jornada laboral salvo raras ocasiones. Hay que agregar que ya no se está en la edad de la fiesta entre semana. 

Me siento sola, el invierno aún azota y extraño la vida de hija de familia que me arropa cada año cuando voy a México, como si los años no hubieran pasado. Ver a mis padres al despertar, desayunar con ellos, ir al tianguis, comer juntos, pelear. Acostarme junto a mamá para ver la tele, jugar dominó con mi papá. Ir por quesadillas. Darnos las buenas noches. Y a cambio de eso tengo comida congelada y silencios de veinticuatro horas. 

El problema es que ante estas circunstancias las preguntas:

¿Qué hago aquí?

¿Esto vale la pena para estar lejos?  

Se vuelven más difíciles de responder.

¿Qué hago aquí en el frío, sin sol, llegando todas las noches a una casa solitaria?

 

En tiempos terribles, la esperanza.

Faltan un par de horas para un día inolvidable. Aún recuerdo el frío de esa mañana y lo felices que íbamos los cuatro en el auto, mis papás, mi hermana Fabiola y yo. Nos dirigíamos a un hospital en la Roma donde mi hermana y su esposo tenían la cita de sus vidas. Eran tan temprano que aún no había muchos coches en aquellas calles defeñas que recién estrenaban milenio, la bruma de la madrugada comenzaba a dispersarse como las esperanzas de un siglo mejor. 

Eran días aciagos, como ahora. Algo que había pasado en Estados Unidos nos había conmocionado no hace mucho. Una guerra parecía vislumbrarse, crisis económica, inestabilidad, un miedo a lo que resultaba extraño. El ambiente era más que pesimista. Aunque era muy joven en las pláticas con amigos de la universidad, los comentarios que escucha en el transporte público, las conversaciones con adultos, había una especie de lástima hacia las futuras generaciones. Un lamento por el mundo complicado que les heredábamos, un cuestionamiento a si debíamos continuar con la especie si todo ya estaba tan mal, tan podrido. 

Pero nosotros teníamos ya a una personita en camino, ni cómo echarse pa' atrás. Ese día nos estrenábamos todos: padres, abuelos y tías primerizos. Aquel jueves veintidós de noviembre nació mi sobrina Ana. Un bulto cachetón, rojizo, con mucho pelo y unos ojos enormes. Me enamoré a primera vista por primera vez. Entre la alegría familiar y las felicitaciones, ya no tuvimos cabeza para preocuparnos por situaciones fuera de nuestro control. Esa bebita concentró nuestra alegría. A partir del día que nació mi negatividad decreció mucho. Yo sé que es un lugar mega común decir que un bebé te trae esperanza ¡pero joder,  es verdad! (miedo también, pero es mucho más la buena onda). Deseaba tanto que el mundo en el que ella viviera fuera mejor que me forcé a no quedarme sumida en el lado triste de las historias. La sostuve en brazos cuando Bush anunciaba que invadiría Afganistán, me daba topes y estallaba en carcajadas mientras yo prefería reírme con ella que ponerme a llorar. Le enseñé a hablar y caminar, pero mi sobrinita me mostró cómo reír de las cosas simples, cómo ser feliz con poco. Tener un bebé en la familia no sólo cambió los horarios y dinámicas. Sacudió todos los ánimos, movió montañas. Para tener ganas de mejorar las cosas, ayuda tener para quien mejorarlas. Hoy yo sé que sin ella, y a la postre sin su hermana y su prima, mis veintes hubieran sido un lugar -aún más- terrible. Es más, mi familia sería muy distinta sin esos tres bebés que llegaron para agrandarla, seríamos un grupo de adultos tristes y pesimistas. Un poco peor a como éramos antes de que existieran. 

Tal vez sí, somos horribles como especie. Sí, el planeta es un infierno que a veces creo insostenible. Pero ya estamos aquí y si tenemos suerte, viviremos algunas décadas más. Necesitamos creer que el mundo puede ser mejor, aunque no sea cierto. Sin eso, disfrutar la vida resulta complicado. Ana me lo ha recordado cada vez que pierdo la fe en la humanidad, que es algo bien seguido. Esa niña me ha salvado muchas veces sin que lo sepa.  Gobiernos van, son robados, son impuestos; los imperios caen, dictadores se levantan y décadas después se desmoronan, gobiernos vienen, hay bonanzas económicas que prometen juegos olímpicos y mundiales pero que se evaporan en menos de una década, crisis que destrozan a una nación por lustros. Todo eso pasa mientras vivimos, forma parte de nuestra existencia pero no la define, lo sustancial son las personas que conforman tu vida, porque es por ellas que te opondrás a todo lo anterior, son los demás quienes te hacen despreciar las injusticias. No es que nos valga madres el mundo, es que para pelear se necesitan motivos, energía, vitalidad. Porque del cinismo y la desilusión no sacamos victorias. 

Por eso celebro que personas como Ana existan. Ella es fuerte, tenaz, valiente. Es optimista y feliz, pero no por ello menos exigente o combativa. Es mi ejemplo a seguir cuando debería ser al revés, estoy segura que es el tipo de persona que dejará el mundo mejor de cómo lo encontró. No sé si ella es así porque nació en medio de días complicados, y me resulta curioso que cumpla quince justo en estos tiempos.  Aún no platico con ella para preguntarle cómo se ve desde la adolescencia mexicana el retroceso de más de medio siglo de humanidad que presenciamos hace dos semanas. 

Feliz cumpleaños, niña mía, sigue siendo la alegría de este mundo hostil. Necesitamos más gente como tú, hoy más que nunca. 

El QUINCE

Desde hace muchos años, el quince de septiembre tiene un sabor amargo. Aún antes de dejar mi tierra, en ese día conviven en mí sensaciones distintas: orgullo, rabia y alegría. 

Y cada quince de septiembre desde hace cinco años tengo ganas de llorar. Es como mi día de la marmota versión jamaiconeo intenso. Este día repaso detalle a detalle ese último quince de septiembre en México. El olor de la cocina mientras mi mamá me preparaba mis últimos chiles en nogada y pozole. El estrés. El hueco en el estómago. Una maleta a medio hacer. Las caricias a mis gatas. La visita de mis amigos, las cosas que me contaron. Una llamada histérica a la aerolínea. Las risas de mis sobrinas tan niñas aún. Abrazar a mi papá. Haciendo un balance  Me quedo con lo que dicen varios mexicanos respecto a la polémica de si festejar o no este día:  celebra lo que significa para ti, lo que te hace sentir orgulloso de tu país. Tu familia, tu niñez, los amigos, las fiestas, la comida, la alegría, la cultura, hasta las groserías. Este día es precisamente un reclamo al mal gobierno, no una pleitesía para el mismo.

Hay varios días difíciles en la vida de un migrante: cuando se enferma la primera vez estando solo en el nuevo país, su cumpleaños, los cumpleaños de algunos seres queridos. Obviamente la Navidad. El otro es el quince de septiembre. En París se organizaron varios eventos este año afortunadamente. En 2015 tuvimos que conformarnos por segundo año consecutivo con cenar en casa algo mexicano nada más.  Pero como la comunidad mexicana cada día es más numerosa, la oferta para el día logró diversificarse. Anoche pudimos asistir al grito independiente, una celebración nueva y distinta a la tradicional que se hace desde hace veinte años y cuenta con la presencia del embajador. Bajo las presentes circunstancias me es imposible imaginar ir a aplaudirle a un representante del gobierno mexicano. La cita fue en Montreuil, en un bar de conciertos de los suburbios parisinos. Tocaron varios grupos y todos expresaron la tristeza por la situación actual. A pesar de ver a la banda bien animada y bailadora, la rabia se lograba percibir. Las miradas complices entre migrantes que al reconocerse se sonríen y al mismo tiempo se dicen “te entiendo, también extraño”.

Vivir en el extranjero significa para muchos volverse cashi sin querer, muy patrióticos. Por lo general no tenemos banderas de nuestro país colgadas en la casa pero al emigrar no resulta una decoración extraña. Creía erróneamente que cuando vives lejos, lo que sucede en tu terruño te afecta o importa menos. Irte sería una forma de liberación… y pues tampoco. No he experimentado rabia y dolor más profundos por algo que pasa en México que viviendo fuera de él. La distancia lo recrudece todo porque te vuelve impotente. Anoche alguien decía que somos embajadores de nuestro país, y tiene razón. El migrante se convertirá en la referencia de su país para todo aquel que lo conozca en su nuevo hogar. Pero también es alguien cuyas tragedias nacionales lo harán sentir aún más distinto de la gente a su alrededor, ajena por completo a las noticias de su país. 

Emigrar a veces es peor que trabajar en un lugar que no te gusta pero que te conviene o no te queda de otra. De ese trabajo al menos regresas a casa todos los días. 

 

EL ACOSO NUESTRO DE CADA DÍA

Anoche tenía ganas de llorar y aventar mi celular cuando leía los testimonios de otras mujeres. En twitter y otras redes sociales empezamos a contar, revelar en muchos casos, nuestro primer acoso. Tengo la suerte de ser la hija más pequeña y haber crecido muy protegida, nunca me dejaban jugar en casas de extraños, tenía a cuatro personas mayores que yo cuidándome siempre. Mi primer acoso fue a los siete años, pero no me pasó a mí. Iba con mis hermanas bajando las escaleras en el metro Tlatelolco cuando una de ellas gritó y empezó a correr. Le llamó al policía de la entrada para que agarrara a un señor. Ella no tenía ni veinte años. El tipo le había dado una nalgada. El policía lo interrogó "¿Es cierto? ¿Por qué lo hizo?" 

"-Es que tuve un mal día"

Esa fue la respuesta del sujeto quien al menos no negó su delito. Recuerdo la ira en los ojos de Fabiola "¡Y yo qué culpa tengo, animal?". Nos fuimos y el señor se quedó con el policía quien le aseguró a mi hermana que se encargaría. Ignoro que pasó después. A ella nunca supe cuando se le pasó el coraje o el miedo, no volvimos a hablar del tema. Es una de las pocas ocasiones que he visto a una mujer denunciar y actuar ante un hecho semejante. Mi hermana es muy valiente, pero no todas somos así, ni estamos obligadas a serlo. Yo quedé muy impresionada y sentía mucho miedo de que me hicieran lo mismo cuando creciera. Mi obsesión con las mochilas y bolsas grandes comenzó ese día. Siempre traigo una que pueda mover hacia mi trasero o que lo cubre. Algo que "me protege".  

A los once años empezaron a gritarme o saludarme en la calle las pocas ocasiones que salía sola, a comprar las tortillas o hacer mandados. Lo odiaba, me sentía sucia. Porque la tele me había enseñado que sólo le silbaban a mujeres vestidas provocativamente, cuyos personajes en la trama son de moral distraída, las putas del cuento, las que terminan mal. Yo en mi uniforme de educación física no creía verme así, ni quería terminar así. Tendría unos catorce años cuando unos muchachos en la esquina empezaron a hablarme y yo no les hice caso. Me siguieron hablando, aceleré el paso asustada y ya dentro de mi edificio les grité "imbéciles", azoté la puerta y subí corriendo las escaleras sintiendo una mezcla de ira y terror sonrojándome el rostro. Aún no aprendía a usar el metro o andar en camión sola pero ya había entendido como lidiar con el acoso en las callejero. 

En la preparatoria una compañera nos contó que un señor le mostró el pene en plena calle, ella empezó a correr en la dirección contraria y el tipo le gritó "qué le haces, de grande te va a gustar". Lo contó indignada pero riéndose. "Guácala", "fuchi", "qué oso", "qué señor tan cochino", dijimos las demás, reímos, hablamos de otra cosa. Como lo conté anoche, mi primer acoso serio fue a los dieciséis años, se me hizo tarde para la iglesia, iba a una pastorela. Llevaba puesto mi disfraz de ángel (no debería ser necesario que explique cómo iba vestida ni la hora, pero lo hago por si a algún tarado se le ocurre decir que me lo busqué). Tomé un taxi afuera de mi casa, no era un trayecto largo. El chofer me preguntó a donde iba "tan bonita". Le conté pero mientras lo hacía noté que se rascaba los genitales, eso pensé unos segundos. Me incomodó por obvias razones pero no porque supiera qué hacía, nunca había visto a un hombre masturbarse. Me miraba por el retrovisor de forma rara. Un adulto de más de treinta años, calculo. No tardé en entender qué algo incorrecto pasaba. Empezó a bajarse la bragueta y yo hice que no me daba cuenta de nada porque si le decía algo se podía molestar, continúe dándole las indicaciones para llegar a la iglesia. Pensé que daría vuelta, que se iría por un callejón y me haría algo. Fue la primera vez en mi vida que experimenté ese tipo de miedo, de verdadero temor por mi vida. Cuando tuve con detenerse gracias a un semáforo, le dije "aquí me bajo" aventé los diez pesos que marcaba el taxímetro y me bajé corriendo del auto. Mientras él tenía casi todo el miembro de fuera. Sólo le conté a dos amigos al llegar. Me abrazaron y luego del típico "qué pena, pero menos mal que no pasó a mayores", seguimos a otra cosa. Éramos adolescentes y ya pensábamos que esos eran hechos aislados de loquitos depravados, un asunto que tienes la mala suerte que te toque y ya, es inevitable. Lo que el hashtag y la marcha de hoy manifiestan es que no lo son y están lejos de serlo. Nos ha pasado a casi todas y a edades tan tempranas que además de un problema de género da lugar a hablar también de pedofilia. Y apenas estamos tratando el acoso callejero, el caldo de cultivo de un problema aún más terrible.

Me ha dado muchísimo coraje leer cosas como "pero a los hombres también nos acosan". Quiero explicar unos puntos: El acoso a los hombres no es una regla. No es algo que les pasa desde los cinco años y sigue aumentando. No es algo con lo que tienen que vivir TODOS los días. No les corresponde aprender a lidiar con ello ni deben desarrollar técnicas para evitarlo. No es motivo de  miedo constante y tener que ser precavido cada vez que sales. A las niñas no se nos enseña cómo defendernos ni a pelear. Tampoco a cómo reaccionar. Aunque yo tuve como ejemplo a mi hermana no he sabido actuar tan rápido como ella. Me ha pasado muchas veces que alguien "accidentalmente" roza una parte de mi trasero con su antebrazo cuando pasa detrás mío. Siempre dudo. Siempre he preferido pensar que es casualidad... pero es bien curioso que SIEMPRE son hombres quienes no calculan bien su trayectoria cuando caminan junto a una mujer. Dudo y me contengo porque sé que es muy poco probable que alguien me apoye, porque podría suceder que el hombre en cuestión esté loco y armado, o que me insulte o se ofenda porque efectivamente, ja, sea un accidente. Y termino sintiéndome más mal, porque hasta cuando no grito y no denuncio es culpa mía. 

Los hombres no cargan con gas pimienta o un cutter en la bolsa, ni traen una de las llaves de su casa entre los dedos para usarla como un arma. Es rarísimo que se le pida a un hombre que se reporte si llegó bien a su destino. Los hombres no tienen que analizar qué transporte o ruta seguirán un día para decidir qué ropa ponerse. 

Las mujeres crecemos a la defensiva, constantemente alerta de miradas lascivas, de potenciales abusos. Nos pasó, nos pasa a todas independientemente de nuestro físico, conducta o forma de vestir. Es increíble, y no (pinche sociedad machista), darte cuenta hasta la adultez de que todo eso está mal y DEBE EVITARSE. Que un señor enseñándole el pito a una chavita es una aberración y no una anécdota que comentamos con asco y luego hablamos del clima. No está bien. No debe seguir pasando. Pero pienso que cuando decimos esto y clamamos un ¡YA BASTA! estamos gritándole al aire. ¿Y la gente que estaba en la calle cuando sucedieron esos abusos y acosos? ¿Por qué nadie le dice nada a unos muchachos molestando a una niña? ¿Nadie se da cuenta de que un hombre se saca el pene en el transporte público, en la calle? nadie ve nada, nadie dice nada. Está bien que las mujeres no nos quedemos calladas y creo que hay mucha valentía y trascendencia en lo que está pasando en México en estos momentos. Sin embargo no es responsabilidad femenina únicamente (o de la víctima). Denunciar es sólo el primer paso en la lista de acciones para evitar que esto siga sucediendo. Es una tarea de la sociedad entera. Otras mujeres debemos ayudarnos si vemos un acoso, si alguien grita porque la acaban de molestar. Otros hombres deben intervenir y no sólo porque podrían ser sus hijas o hermanas, sino porque están atacando a un ser vulnerable. Sobre todo ellos: Que los abusadores se den cuenta que el acoso no es patrón del comportamiento masculino. Más adelante hay ejemplos gráficos interesantes sobre esto. 

En Francia las mujeres sufrimos también de acoso callejero (del que yo creo en pocos países se salvan). Hace dos años fue tema de una amplia discusión y se han tomado medidas para eliminarlo, pero aún sigue pasando. Como en México y la condenable experiencia de Andrea Noel, una de las gotas que derramó el vaso fue la agresión en el metro a una periodista. Jack Parker iba de regreso a casa después del trabajo cuando un tipo le metió la mano abajo de la falda. También a ella le echaron la culpa por vestirse así "se lo buscó".  La chica alcanzó a agarrar a su agresor por el pelo, gritó, le dio de manotazos, pero con todo el tipo logró escaparse.

Ce qui m’attriste, c’est que c’est pas la première fois que je vis un truc pareil, et que ce ne sera sûrement pas la dernière. Dans mon entourage, j’entends chaque semaine une nouvelle histoire semblable. La semaine dernière j’avais déjà fait fuir un exhibitionniste dans le métro, un vieux chien galeux qui s’amusait à foutre son érection (sous pantalon moulant) sous le nez des jeunes filles qui voyageaient seules.

Lo que me entristece es que no es la primera vez y seguramente no será la última. A mi alrededor escucho cada semana una nueva historia parecida. Tan sólo la semana pasada había logrado correr del metro a un viejito exhibicionista que se divertía mostrando su erección (bajo de un pantalón pegado) en la cara de las jovencitas que viajaban solas.
— Jack Parker

Después de su testimonio siguieron otros, mayoritariamente de blogueras y mujeres en medios de comunicación. Uno de los mejores está en el blog de la ilustradora Deglee. Fue gracias a esos artículos que pensé, wow, esto es grave aquí también y efectivamente NO ES ALGO NORMAL. En este post hace el recuento de tres agresiones y acosos en el transporte y la calle. Las viñetas dicen cosas así:

"Las mujeres crecen y construyen su personalidad creyendo que la calle es un lugar exclusivamente masculino y además peligroso."

"Justificar una agresión o violación en función de la vestimenta de la víctima es  como decir que los hombres son animales incontrolables. Hombres: eso no los ¿insulta un poco?... si yo fuera uno de ustedes, me sentiría ofendido."

 "Al abordar el tema del acoso callejero empezamos a darnos cuenta que muchos hombres NO TIENEN NI IDEA".

"Que la gente crea que mi falda es demasiado corta, 'sexy' o provocadora, lo tolero, cada quien es libre de opinar lo que quiera. Tocarme la entrepierna y arrinconarme contra la pared: NO".

La calle es pública, ¿mi cuerpo? ¡NO!

La calle es pública, ¿mi cuerpo? ¡NO!

 

Entre las acciones que recomienda, están los consejos de otro ilustrador, Thomas Mathieu, el autor del blog crocodiles project. Un tumblr dedicado a denunciar de forma anónima y por medio de ilustraciones, los acosos y agresiones que varias víctimas le mandan. Deglee celebró mucho el hecho de que por fin, UN HOMBRE, se sintiera consternado y actuara, que pensara que el asunto le incumbe y no sólo es algo de mujeres. A mí me entristece que en México también sean tan pocos. 

En el primer post del blog explica a los hombres qué es el acoso (debería ser obvio pero no lo es)

En el segundo recolecta varios tips para que alguien acosado sepa cómo reaccionar según la situación. 

Las fuentes para este utilísimo post son: http://www.ihollaback.org/resources/ http://www.stopstreetharassment.org/strategies/assertive-responses/ http://www.editions-zones.fr/spip.php?page=lyberplayer&id_article=60 -----> échenle un ojo, chicas. Hay muchas tácticas que pueden ser útiles. 

Las fuentes para este utilísimo post son: http://www.ihollaback.org/resources/

http://www.stopstreetharassment.org/strategies/assertive-responses/

http://www.editions-zones.fr/spip.php?page=lyberplayer&id_article=60 -----> échenle un ojo, chicas. Hay muchas tácticas que pueden ser útiles. 

En el tercero toca un tema importantísimo: los testigos. O sea, en muuuuchos casos, todos nosotros. 

"Thanks, if you had worked together, I wouldn't have been able to keep harassing", EN SERIO, aprendamos también a cómo intervenir y defender a alguien que está siendo molestado en la vía pública. Hay muchos consejos en este post de cómo hacerlo de forma segura para nosotros y la víctima. 

"Thanks, if you had worked together, I wouldn't have been able to keep harassing", EN SERIO, aprendamos también a cómo intervenir y defender a alguien que está siendo molestado en la vía pública. Hay muchos consejos en este post de cómo hacerlo de forma segura para nosotros y la víctima. 

Y de esto era a lo que me refería unos párrafos arriba. No es labor únicamente femenina ni de la víctima. Un agresor puede actuar si la sociedad se lo permite. Lo que me preocupa de algunas consignas de la marcha de hoy en México es que anteponen la denuncia o solamente hablan de ello: incluso al pedirnos denunciar es apelando a echarnos la culpa si no podemos o decidimos no hacerlo. 

#MiPrimerAcoso no fue el último y en cierta forma enferma debo sentirme suertuda de que no lo fuera. Me pasa aún en Francia (luego cuento eso, snif). Pero como en otros problemas sociales, la situación en mi país es inmensamente más grave. Los feminicidios, la violencia doméstica, la explotación sexual de niñas y mujeres empiezan con una sociedad entera que se desentiende del acoso en las calles, que lo normaliza. Este #24A podría ser el comienzo para dejar de hacerlo. Ojalá. 

PREFIERO LLAMARLO DAESH

Sé que hay una gran importancia en como nombramos las cosas. Las palabras que elegimos para describir a alguien o explicar un concepto. Las palabras mal empleadas son peligrosas pues parten de un sentido incorrecto y generan confusión, pueden dotar de poder a algo que no lo tiene o por el contrario subestimarlo. A veces olvido la reflexión que precede a ponerle nombre a un hecho. Aprender otro idioma te enseña de esa importancia, o al menos te pone a examinar el porqué de ciertos usos. En francés la primera que me sacó de onda fue esta:

ÉTRANGE = extraño, raro.

ÉTRANGER = extranjero

Así es, en francés no existe una palabra exclusiva para designar a un foráneo, la que hay desciende directamente de "RARO". La descripción de los sinónimos de la palabra étranger no es nada aduladora: migrante, extraño, exterior, distinto, diferente, contrario, ignorado, aislado, discordante, desconocido, ignorado, lejano. Ok, ya entendimos.

Otro uso que me llama mucho la atención aunque está fuera de contexto de lo que se trata este post es la palabra 'Homosexual'. Aunque en francés existe homosexuel la forma común con la que la población parisina describe a un hombre que tiene preferencia sexual por alguien de su mismo sexo es "Pédé" que viene de "pederasta". Pero el francés promedio no ve un pedo es seguir usándola. Ok, también. Entendí mejor el porque de tantas protestas contra las adopciones y los matrimonios entre personas del mismo sexo en 2013 y 2014. No concibo que no vean lo terrible de tener como sinónimo de gay, el término que existe para violador de niños.

Hay una expresión muy utilizada en Francia en estos últimos años. Yo aprendí su significado en enero de 2015 cuando lo de Charlie Hebdo, porque muchos musulmanes comenzaron a decirla. "Faire l'amalgame" quiere decir confundir dos cosas, ligar conceptos. Asociar ideas, grupos o personas que NO tienen que ver.

"Il faut pas faire l'amalgame" "no hay que hacer la amalgama" = no hay que confundir.

Se volvió común para explicar que ser musulmán no significa ser terrorista.  Triste pero cierto. Imaginen que después del 2001 son constantemente cuestionados sobre su origen o religión. Y siempre que suceda un atentado tener que aclarar que tu familia no fue. Es exactamente lo mismo que hace Trump cuando dice que todos los mexicanos son violadores o narcotraficantes. 

Bueno, ahora ¿Porqué no deberíamos llamarlos Estado Islámico de Levante e Irak? (lo que realmente significa ISIS):

Para empezar, denominarse ISLÁMICO lo fusiona a la religión y comunidad musulmana. Algo que, como ya expliqué, insulta a la inmensa mayoría de personas que profesan dicha religión y que, aunque usted no lo crea, son pacíficas. Personas que sufren discriminación a causa de esta "amalgama" y que a la larga radicaliza a los más vulnerables, los miembros más jóvenes. Es ayudar a darle más vueltas al círculo vicioso (arjonismo alert).

Luego, le brinda el status de un ESTADO. Es hacerles los honores y tratarlos a la par que una nación cuando no son más que un grupúsculo de perversos asesinos. Los atentados de París (o los de Turquía, Egipto, Paquistán, etc.) y en Bélgica esta mañana son atroces. Son actos de barbarie y cobardía que pretenden sembrar el terror. ¿Con qué fin? no soy experta en política internacional, no sé cual es su verdadera intención o quien está realmente detrás de todo. Pero yo no diría, porque lo considero peligroso y desproporcionado, que lo que ocurre en Europa es una guerra. El mismo lunes después de los atentados del 13 de noviembre fui a trabajar, con precaución logré llevar mi vida un tanto normal. Fueron semanas difíciles por el miedo comprensiblemente fundado. Aún no me siento del todo confiada, tenía temor de que algo más sucediera. No diría que vivo en estado de guerra a pesar de lo acontecido esta mañana. Encuentro muy desagradable y preocupante que los políticos europeos retomen con tanta ligereza la palabra GUERRA (y qué fácil decirla cuando no son ellos quienes las pelean). Lo que está pasando en Siria sí lo es. Ligar ambas situaciones usando las mismas palabras es exagerado y erróneo. Siembra pánico y más miedo. Si existe un ESTADO entonces SÍ podemos hablar de una GUERRA. 

Tuitée esta imagen con el mensaje "El tipo de amalgama que hice hoy en la tarde". Mezclar un personaje ficticio que se aprovecha de una tragedia para sacar beneficio personal con los mensajes de políticos franceses de diferentes corrientes. No sé, da qué pensar. 

Continuar llamando Estado Islámico a estos cabrones es darles gusto. Ellos mismos se pusieron ese nombre. ISIS, EIIL, el debate de cómo llamarlos en occidente ha sido largo. DAESH es uno de los términos, son las siglas de Estado Islámico de Iraq y de Levante en árabe:

ad Dawla al Islamiya fi al ‘Iraq wa ash Sham

En este idioma el uso de acrónimos no es popular. Les es raro. El término DAESH, aunque signifique 'estado islámico' en esa lengua, no le confiere la misma fuerza por lo que cuando sirios e iraquíes comenzaron a usarlo, no les hizo la mínima gracia. De hecho les molesta. Por eso les digo DAESH. No merecen que les tenga miedo. Les seguiré llamando DAESH porque no quiero sentir que son poderosos e impregnarme de ese terror. Tampoco quiero participar de la locura colectiva que empieza a secuestrar Europa, una xenófoba e inhumana que rechaza a los refugiados y segrega a la comunidad más numerosa de migrantes en Francia.

"A todos los que nos quieren infundir miedo, esta es nuestra respuesta"

QUE DIEZ AÑOS NO ES NADA

¿Dónde estaba hace una década? 

Creo que en un lugar que no me gustaba. Y no me refiero a la casa de mis padres, el hogar que extraño aún. Sí, pertenezco a ese enorme sector de mexicanos que no dejaron el nido familiar hasta pasados los veinticinco años, pero al menos no llegué hasta los treinta.  

Llevaba unos meses en un trabajo que no me agradaba en lo absoluto pero que tomé mientras encontraba otra cosa (creí hallarla meses después, pero con el tiempo tampoco resultó lo que esperaba). Tenía veintipocos años, toda la vida por delante. El futuro parecía tan lejano que en ese momento no te das cuenta de cuánto lo desperdicias. Un lustro de mi vida no hice nada constructivo. N-A-D-A. El único curso que tomé fue para aprender a manejar y una vez terminado no volví a tocar un volante. En parte no me arrepiento, hubiera llevado un auto más a atascar las calles de mi amado D.F.

Aunque sería injusto que diga que en esos años no hice nada que valiera la pena, porque los viejos veintes son un poco para eso. Hubo una cosa que agradezco haber hecho y sin la cual mi vida hoy sería muy diferente: abrí un blog. No puedo decir que gracias a eso encontré trabajo o que me trajo freelances, amores o popularidad. Conseguí algo mejor, conocí a grandes amigos. Una cosa llevó a la otra y en 2008 abrí una cuenta en twitter aunque no fue hasta 2009 que empecé a utilizarlo. Adivine usted qué me motivó:

Adivinaron, mi primer tuit fue sobre la pinche influenza.

Me hice esa pregunta hoy, porque twitter cumple diez años y aunque en dicha plataforma he hecho tamaños corajes, admito que es una gran herramienta. Pude estar al tanto de muchísimas cosas que suceden en México, al grado que siento menos la distancia. La jamaiconez (bueno, bueno la homesickness... Dato curioso: en español no existe término alguno para hablar de la nostalgia del terruño) me sería insoportable de no existir las redes sociales, o skype, viber y whats app.

ACTUALIZACIÓN: Dice mi amigo Enrique que sí existe un término: morruña. Según el diccionario es de origen gallego y supongo que sólo allá la usan. Yo digo que se oye feo. 

Tener un blog me llevó a conocer gente, tener twitter me ayudó a conocerlos desde otra perspectiva. Para bien o para mal. No es lo mismo leer un texto que puede ser corregido, analizado, en el que el autor ha tenido tiempo de reflexionar lo que quiere decir, de calmarse un poco si el post a redactar es motivado por la ira o tristeza. Aún no hay un botón de "edit twit". En twitter, la mayoría de la gente somos, o éramos, bastante viscerales. Cuando hay un tema polémico no faltan los insultos y comentarios pasados de tono y no me refiero al ciber-acoso o cuentas tipo bot, sino a palabras y juicios severos de gente que no nos conoce realmente. Tuitear te da una respuesta más automática y retroactiva que otras plataformas pero la cotidianidad te hace caer más fácilmente en la falacia de creer conocer a alguien por seguirlo en una red social, o que unos cuantos tuits, cualquiera que sea su índole, representan puntualmente el temperamento o inteligencia de un ser humano. No toda la gente es la fiel imagen de lo que escupe en twitter y si no conoces al individuo en cuestión personalmente, ves sólo un espectro de su personalidad. Hice amigos que no conocía en el mundo real y hubo otros que sí pero dejé de seguir. En muchas ocasiones no era por falta de agrado, más bien de sintonía. Nuestros rants no conectaron, es todo. 

Por lo general, la palabra 'amistad' no se lleva con 'poder' si hay 'dinero' de por medio.

Por lo general, la palabra 'amistad' no se lleva con 'poder' si hay 'dinero' de por medio.

Hace dos años casi, David me regaló el libro-novela "Hatching twitter". Sin sorpresas, Nick Bilton narra una tipo ficción que no dudo tiene mucho de cierto, en la que Jack Dorsey hace el mismo papel de Mark Zukerberg en The Network, o séase el amigo-ojete-roba-proyectos (Lo que más les reprocho es que tardaran tanto en desarrollar la función de mute sin dar unfollow o notificar al susodicho muteado. Se hubieran salvado tantas relaciones). La parte de la historia que más me llegó es cuando cuenta cómo Noah Glass concibe los tuits como status:

‘I get it’ Noah exclaimed. This status thing could help connect people to those who weren’t there. It wasn’t just about sharing what kind of music you were listening to or where you were at the moment; it was about connecting people and making them feel less alone. It could be a technology that would erase a feeling that a entire generation felt while staring into their computer screens. An emotion that Noah and Jack and Biz and Ev had grown up feeling, finding solace in the monitor. An emotion that Noah felt night after night as his marriage and company fell apart: loneliness. It was the same sentiment that have driven Ev to feel so passionate about Blogger, sitting there in his apartment, alone with no friends, able to connect to the world through his keyboard. It was the reason Biz started blogging from his mother’s basement years ago. The same reason Jack had started a LiveJournal account in St Louis, spending hours alone in coffee shops talking to people who lurked on message boards all looking for connections. This status idea could be the antidote to all of this, a cure for feeling lonely, Noah thought.

 

Después hubo peleas, traiciones y amistades rotas (y no sólo en la novela, cof). Otra prueba de que de que no podemos tener nada bonito, de cómo una idea se puede envilecer cuando hay que monetizarla.

Nada es para siempre y hasta la belleza cansa, y twitter a veces me harta. Todos los que llegamos ahí antes del boom me van a entender; los que pudimos disfrutarlo sin estrellas ni pendejos mediáticos, sin influencers, sin twits o hashtags patrocinados, cuando tener mil followers te convertía en twitstar, sin corazones,  la época de oro de una reciente start-up. Todos nosotros seguimos ahí por lo que fue. Hoy muy manoseado por los medios y las agencias de marketing. No me siento segura de contar cada nimiedad o tontería de mi vida porque ya no se siente espontáneo, pasó la novedad y se hizo anodino. Se ha convertido un escenario donde hay que farolear y controlarse porque el publico  ya es demasiado. Es difícil ser genuino cuando cualquiera de tus compañeros de trabajo o toda la gente que tienes como amigos en Facebook te pueden leer, es decir, las personas de las que antes cofcriticabas cof quejabas en el 80% de tus tuits.

Entre las cosas positivas que había cuando me sentía libre del todo, está el platicar mis propósitos. A veces poner por escrito tus planes resulta más motivante, o no sé, al menos yo me siento más obligada a llevarlos a término. En parte gracias a que hablaba sin tapujos de guajiradas en mi timeline,  el segundo lustro de esa década fue mejor que el primero. Conocí gente que me motivó a viajar, me metí a clases de francés, me dieron ganas de estudiar, tuve compañía esas noches de trabajo extremo freelancero, twitter fungió como porrista personal aún en la distancia. Hoy me es muy útil pues sigo en contacto con mis amigos aunque ya no sea de la misma forma que en 2008 y ni qué decir de la actualidad y el día a día nacional. 

Pero ahora regreso al blog, acá me siento segura y mis ideas y opiniones tienen mejores argumentos que los que caben en unos twits, controlo mejor mis emociones. Porque entre comerciales y pautas de productos me da flojera la falta de autenticidad, cada vez tiene menos de aquello por lo que Noah Glass lo ideó. Y no soy la única que se siente así, la red social no está ganando usuarios en las últimas fechas y si no hacen algo dejará de crecer. De hecho están festejando su décimo aniversario con números preocupantes. 

También volví a bloguear porque quiero expresar lo que pienso y conectar con la gente. Aún diez años después.

AMOR ANIMAL

El paraíso jamás será paraíso a no ser que mis gatos estén ahí esperándome.
— Anónimo

No recuerdo cuando fue la primera vez que sentí fascinación por los gatos, pero seguro fue a una edad temprana. Tal vez porque una de mis tías tenía uno y cada vez que íbamos de visita mi hermana pasaba largas horas acariciándolo. Toda mi niñez quise tener uno. Ese deseo se cumplió durante escasos dos meses cuando tuvimos en casa a una hermosa gatita cruzada de siamés. Mi madre no nos dejó conservarla, y se la llevaron (para no decir que irresponsablemente le aventamos el "problema") a casa de mis abuelos en Guerrero. Mi madre argumentó, y lo hace hasta la fecha, que los animales son muy sucios y no es posible tenerlos en departamentos de talla reducida.  En lo segundo estoy de acuerdo, salvo que para mi madre ni un departamento de 120 metros cuadrados sería suficientemente grande para compartirlo con un animal. Y lo primero, es la diferencia más importante que tengo con ella: su obsesión por la limpieza. 

Cuando por fin nos mudamos a una casa propia y grandota, no tardé ni tres días en llevarla. La había adoptado por casualidad una semana antes cuando la andaban regalando, diciendo que nadie la quería por ser gatita en lugar de un gato macho, ¡nomás eso me faltaba! Era la última de su camada y la más combativa pues al ser la más pequeña tenía que batallar mucho con sus hermanos para poder comer. Sobrevivió aunque el dueño de su madre se había deshecho de las crías en un parque cercano y la mamá gata los había traído de regreso uno a uno. Nomás de verla supe que era mía. No tenía ni un mes y venía en una cajita de zapatos.

Esa gatita fue mi compañera por más de trece años, vivió más de quince. Le enseñé a comer, donde estaba su arenero, le di un hogar. Las veces que atravesé por depresiones, era ella quien estaba conmigo cuando los humanos a mi alrededor se cansaban de no entender mi tristeza, de no poder solucionarla. Detestaba que llorara. Se acercaba a mi cara y me daba golpecitos tiernos con su pata delantera para luego acurrucarse en mi regazo y lamer mis manos. La vi tener una "vida sentimental" mejor que la mía antes de cumplir un año de edad. No se escondió ni buscó la soledad cuando parió a sus crías, quería que yo estuviera con ella. Me dejó cargarlas y jugar con ellas siempre. Mi gata me salvó de muchas formas, la mejor y más maravillosa terapia acariciable. 

Podría decirse que su cariño era interesado pero en ese caso lo era el de ambas. Las dos recibíamos algo a cambio de nuestra compañía. Ella comida y cariños, yo arrumacos y ronrroneos. Creo que nunca nos referimos a ella ni la tratamos como un animal. Era parte de la familia. Interpreto como amor el hecho de que sólo dejaba que yo la cargara. A mi partida sólo se lo permitía a mi papá. Él se convirtió en su nuevo compañero/cuidador a pesar de que siempre le había demostrado mucho respeto y obediencia. Sé de muy pocas personas que han podido llevarse a su mascota al emigrar. En parte creo que se debe a que hay viajes demasiado largos y que la residencia aún es incierta. Envidio a quienes lo han hecho, al menos no tendría esta culpa. No he conocido a otro extranjero que haya dejado a su mascota en el país de origen y no platique de ella y enseñe una foto cuando hablamos sobre eso. La mayoría venían por estudios y al final la vida, como a mí, les cambió los planes. 

Cathy empezó a estar enferma un año después de irme pero con los cuidados y paciencia de mi papá vivió otros dos bastante bien. Me reprocho aún haberla dejado, abandonado. Otro acto de irresponsabilidad. ¿Pero cómo iba a traerme a una gata tan adulta, subirla a un avión doce horas, peregrinar con ella dos meses hasta encontrar un cuarto, confinarla a quince metros cuadrados, negarle el sol y el espacio por casi tres años? Hubo meses que apenas tenía para mi propia comida. ni cómo pagar la suya o la arena. A un animal no puedes explicarle que te vas pero que volverás cada año para navidad. Un animal no entiende que le hablas por skype, que lo extrañas, que te duele. Porque sí sufren. Cathy me respondía cuando le llamaba, comenzaba a restregarse por todos los muebles cuando oía mi voz desde el ipad. Y no era por comida o que quisiera caricias. 

Exactamente hace un año que Cathy falleció luego de dos días de agonía. Yo sufría con ella porque me atormentaba que la criatura no sabía que iba a morir, que la muerte existe. Al menos en términos de razón humanos. Despedir a tu mascota es extremadamente doloroso porque es un ser pequeño que es tu responsabilidad. Que viste nacer, crecer, que cuidabas todos los días, que dependió de ti. Una mascota es como un eterno bebé de dos años al que sí puedes dejar solo. Te babea, muerde, puede ser torpe y ágil, presumes sus gracias ante los demás. Por eso bromeamos que son nuestros "hijos" (porque para todos los dueños de animales está bien claro que los perros y gatos no son nuestra descendencia ¿verdad? ¿VERDAD?). La muerte de una mascota duele de una forma diferente porque es bastante incomprendida. Pareciera que no se está permitido sufrir demasiado porque resulta raro para muchas personas. No hay licencia en el trabajo, no te vistes de negro, el duelo no está autorizado por mucho tiempo aunque cada rincón de tu casa y durante toda tu jornada es la ausencia del animal quien te persigue. Cuando fui a México en octubre volví a pasar un poco por el duelo, ver su casita vacía, a la otra gata que aún tenemos, su hija, más delgada y con aire deprimido (porque sí, los gatos se deprimen: duermen mucho, no juegan, no te piden de comer con entusiasmo, es bastante más parecido a cuando están enfermos). La muerte de Cathy trajo una preocupación que a veces olvido: lo terrible que es estar lejos y temer que algo malo pase en casa. Me tomó varios días dejar de llorarle y durante muchas semanas no podía ver sus fotos. Al menos la distancia me ayudó a no extrañarla. Las únicas personas que parecían entenderme durante ese tiempo justamente son o fueron dueños de un animal. Los amantes de los animales somos legión.

Me he preguntado varias veces ¿por qué tenemos mascotas? ¿por qué los queremos tanto? Los humanos somos los únicos animales que adoptamos a otro. He leído una teoría que habla de que los tenemos porque deseamos compañía humana, por eso intentamos humanizarlos al ponerles nombres, darles juguetes, analizar sus personalidades, porque buscamos al amigo, al hijo, el cariño que no nos da otra persona. Pero yo creo que es al revés. Quienes hemos adoptado y amado a un animal tenemos a alguien que nos recuerda cosas básicas y que a veces es bueno no preocuparse por banalidades, que está bien sentirse feliz con juegos, salir a pasear, echarse al sol, comer, dormir en un lugar calientito. Que existe lo incondicional y es sencillo. Que somos otros pasajeros en la tierra.

 

 

DESDE EL PAÍS DE SIMONE DE BEAUVOIR

Este es uno de los días más temidos por mí durante el año, el que medios de comunicación y sociedad pretenden transformar en el Día de la madre/Bis. El ocho de marzo se convierte irónicamente en el desfile de los estereotipos más peligrosos para la igualdad de género. Es el incomprendido "Día de los DERECHOS de la mujer". En mi país este día lo vivía entre la tristeza, la rabia y hartos clichés. Lo que sucede en México acá y acá lo explican mejor. 

Cualquiera pensaría que en Europa, tierra de progreso y un bastión escencial de la lucha feminista, la cosa sería muy diferente. JA-JA, qué corajote, pero no es así. Decidí que con este tema declaro inaugurada la maravillosa e inesperada sección Pendejos hay en todos lados también conocida como No sólo en México, porque no todo lo negativo que creemos inherente a la idiosincracia mexicana es puramente cultural o regional, muchísimas características son compartidas con todita la especie humana y aunque nos haga sentir no tan especiales, hay cierto alivio en saberse menos peor de lo que se piensa. O eso creo. Ok, no. Pero les hice una recopilación de las tremendas cagadas de marcas, comunicadores, empresas y community managers que en este día quieren ¿festejar? a la mujer, para que vean que en Francia no cantan mal las rancheras machistas

"Para @carmela_dascoli ser una mujer es una mezcla de ligereza y espíritu positivo" #DiaDeLaMujer" Joyas de elocuencia como esta aparecen como los twits destacados del día cuando buscas el hashtag #JourneeDeLaFemme porque Kiko, una marca de cosméticos, fue quien lo patrocinó. Leo estos twits con esta voz y risita en mi cabeza "no me preguntes sólo soy una chica": Lapiz labial y tacones. 

Y esos son sólo algunos ejemplos. Para Galerías Lafayette ser mujer es ir de compras y tomarte fotos, por eso lanzaron esta activación en su tienda. Uber Eats ofrece este día menús femeninos, el resto del año puedes seguir comiendo algo hecho por un chef HOMBRE en una industria sumamente sexista como lo es la culinaria (pero qué otra cosa podíamos esperar de Uber). Si tienes el temple para seguir viendo tanta tontería, algunas mujeres francesas organizaron este evento en Facebook para postear y evidenciar todos los comentarios, promociones, felicitaciones que encuentran frustrantes y ofensivas en este día. 

Pero no todo está perdido. Al menos el gobierno de París apoyó una campaña anti-clichés  http://nomorecliches.tumblr.com/ utilizando el hashtag #8mars (ocho de marzo) y #DroitsDesFemmes (derechos de las mujeres) en lugar de #JournéeDeLaFemme (Día de la mujer). Anne Hidalgo es la alcaldesa de esta ciudad desde hace 2014 y es la primera mujer en ocupar ese puesto.  A nivel mundial sólo 5% de estos cargos son ejercidos por mujeres.

En el tumblr que compartí más arriba encontré una publicidad que me pareció inteligente y es la muestra de que puedes vender y al mismo tiempo denunciar la desigualdad de salario que sufren las mujeres:

"En Francia, las mujeres ganan 19% menos que los hombres, entonces evidentemente... ellas salen de la oficina todos los días a las 3 pm, nunca trabajan en viernes, tienen siete meses de vacaciones y se jubilan a los 52 años... ¿En serio? En serio, NO. Ellas sólo ganan 19% menos. Entonces, por el día de la mujer, Cdiscount decidió regalarles 19% de poder de compra más en su sitio." A mí me pareció una promoción con un poquito de sentido común y creatividad. Además que se agradece que no haya nada en colores pastel. 

Cuando hablamos de la sociedad francesa hay otras malas noticias. Hace poco publicaron un sondeo donde el 27% de los franceses opinan que un violador es menos culpable si la víctima estaba vestida de manera provocativa. ¡¡Un tercio de la población!! Da miedo darse cuenta de que aún con los niveles educativos, revoluciones feministas y harta primermundez, estas ideas que criminalizan a las víctimas tengan tanto impacto en un porcentaje así de amplio de la población. El mismo estudio en México o América latina daría resultados aún más terribles, lo sabemos y lamentamos. Desgraciadamente este no es él único indicador de que Francia no es tan progre. Hace un mes me casé. Al regresar a París me ha sorprendido la cantidad de gente que pregunta si me voy a quitar mi apellido de jeune fille (chica joven). Verán, acá se estila como en EUA y muchos países desarrollados, ja, la mujer "toma" el apellido del esposo. Intentan justificar esta tradición cosificadora y machista argumentando que así toda la familia tendrá el mismo apellido una vez llegados los hijos (Awwww, claro, como la finalidad de un matrimonio es sólo esa). Y eso lo dicen hasta mujeres que se consideran feministas y con grados universitarios. Así, algo muy normal, llamarte toda la vida de una forma y luego de otra. Cuando he respondido a ese cuestionamiento con un contundente "jamás me quitaría mis apellidos", "oh lá lá, ¿PERO Y TUS HIJOoOoOoOS? ¿Cómo van a apellidarse diferente?", explico entonces que en América Latina usamos DOS apellidos, el paterno y materno y que la familia en lugar de ser "Los Sanchez" son "Los Sanchez González". Les parece muy complicado nuestro sistema de doble apellido y rematan con que de todas formas en mi país el asunto también es machista pues colocamos primero los apellidos del hombre. Les hablo de la reforma para poder poner el de la madre primero. Me reviran que desde unos años aquí pueden escoger un apellido o el otro. Pregunto "¿Cuántos hombres han tomado el apellido de sus mujeres?"... Obviamente no muchos, a menos que el apellido del susodicho sea "De la verga" -ya en serio, me contaron que existen apellidos como Conard (pendejo), y que sí, con apellidos así los hombres prefieren tomar el de sus mujeres, pero SÓLO así-. En los años setenta, sólo el 1% de las mujeres decidían conservar su apellido al casarse. Este porcentaje fue aumentando a 9% en los años ochenta y alcanzó 23% en los noventa. Lamentablemente, pasando el año dos mil, cayó al 18%. Y la tendencia no parece cambiar. Lo increíble es que esto no es obligatorio, es puritita costumbre y hacía enojar a la feminista francesa más célebre del siglo XX: 

La loi peut être un outil de libération: elle
donne en effet une reconnaissance au fait de discrimination, qu’occulte la coutume
– c’est la coutume qui fait qu’une femme porte le nom de son mari, pas la loi. Elle
offre aux dominées les moyens de se défendre. / La ley puede ser una herramienta de liberación. Ella reconoce como un acto de discriminación lo que oculta la costumbre -porque es una costumbre la que hace que una mujer lleve el nombre de su marido, no la ley. Ella le da a las dominadas los medios para defenderse
— Simone De Beauvoir

Asombra para bien que en México, con todo el machismo que tenemos encima, las mujeres sean más renuentes a siquiera agregar el famoso "DE ApellidoDelEsposo" a continuación del suyo. Que se sepa como una imposición y una tradición retrógrada que ya está fuera de lugar. Sin embargo he notado un fenómeno triste: muchas mujeres latinas que se casan con un francés y se vienen a vivir a Francia, se cambian el apellido. WTF compatriotas, C'est quoi ce bordel ? o como dice mi mamá al criticarme porque reproduzco algún mal hábito de ella o hago gala de su carácter: "mejor hubieras sacado lo bueno".  Si en nuestros países esta tradición casi no existe, no entiendo porque lo hacen. De verdad, no quiero agredir a nadie, quisiera explicármelo. ¿Es para sentirse más integradas a la sociedad francesa? ¿Para no ser discriminadas? ¡Pero es algo que está mal! ¿Por qué perpetuar una costumbre retrógrada y que nos quita identidad como personas y como latinas? Nos discrimina doblemente, sigue fomentando la inequidad, la misma por la que nos agreden en la calle y es nuestra culpa, que nos quita de facto una quinta parte del salario, que nos niega el acceso a mejores trabajos, por la que nos despiden si vamos a ser madres. Tal vez piensen que son asuntos que tienen poco que ver,  que tomar su apellido es una prueba del amor y establece que forman un equipo con su pareja, está bien, pero pregúntense seriamente que si de ser la situación contraria ¿sus esposos harían lo mismo? "Cambiarían de nombre, de ropa, de amigos"... suena al One Hit Wonder noventero de Iran Castillo, conocida también como la canción de la tipa más dejada de la historia. 

Sé bastante bien que las mujeres sufren (sufrimos) de peores injusticias, pero no está de más señalar esta que parece menos relevante. Este es otro tipo de mutilación, una que nos roba una parte de la personalidad, de nuestra historia familiar. Este acto ayuda a perpetuar que más que ser individuos independientes, antes somos hijas DE, luego esposas DE y la meta últimísima es convertirnos en madres (porque ya quedó claro que nos casamos para tener hijos, ¿no?).  En lugares como Quebec (que era una provincia francesa) están adoptando el sistema de doble apellido para los niños y las mujeres conservan los suyos. Parece un reclamo frívolo, pero si este tipo de "tradiciones" siguen tan presentes, sorprende menos el resultado del sondeo al inicio de este párrafo o toda la recopilación de clichés y estereotipos en este post. Ningún acto de discriminación es insignificante. Esta es una batalla que las mujeres en países más libres también deberíamos pelear. 

No había pasado ni una semana de nuestra boda y ya nos preguntaban que pa' cuando el chamaco, "no se les da gusto con nada", pensé. Esa pregunta no sólo la hacen en México, acá sucede casi igual. Ahora sé qué contestar cuando me vuelven a cuestionar. Me quedo con la respuesta que escuché ayer viendo la nueva temporada de House of Cards (y que no considero un SPOILER, pero advertidos están), donde una madre atareada con sus dos niños pequeños le pregunta a Claire Underwood si no se arrepiente de no haber tenido hijos "Ooops, perdón, es una pregunta muy personal" dice la tipa al darse cuenta de la metida de pata.  La primera dama le revira un magnífico:

"Y tú, ¿no te arrepientes de haberlos tenido?"