Qué difícil resulta escribir de uno mismo. 

 

Pero bueno, ahí voy.

Aunque nací hace ya bastantes años en el Distrito Federal, apenas empiezo a entender de qué va la vida. Nunca creí que viviría fuera de México, adoro mi país.  Ahora resido en París y entiendo que no vivir en México no significa no amarlo. Parece que me quedaba al dedillo el nombre de mi antiguo blog "una maraña de contradicciones", estoy convencida que hay pocos absolutos en el universo, para que haya blanco debe existir negro. Me encanta mi profesión (diseñadora de interacción y motion design) y me quejo constantemente de ella. Tengo la costumbre de verle el lado opuesto a todo, y una -a veces contraproducente- empatía extrema me ayuda a analizar mi entorno con algo de objetividad (¡aunque puedo ser muy visceral!).

No definirme me define mejor.

Aqui va una cita de algo que dije y sonó padre pero ahorita no me acuerdo qué.
— Yo, todos los días

Cosas chidas que me han pasado Y OTRAS NO TANTO

  • Fui una niña muy enfermiza y mis primeros recuerdos son de hospitales.
  • No sé andar en bicicleta.
  • Muchos de mis mejores amigos los conocí por internet.
  • No me gustan las frutas, en especial el mango, la piña y la guayaba.
  • Intento ser vegetariana pero a veces no me sale. 
  • Tengo tres sobrinas maravillosas.
  • Me da miedo nadar.
  • Vi lucha libre en la arena México al lado de Quentin Tarantino.
  • Conocí a mi novio en una manifestación en París. 
  • Aprendí a hablar otros idiomas siendo ya adulta.
  • Soy adicta al picante.
  • Ya me le escapé a la muerte tres veces.